zoologia.es.

zoologia.es.

El papel de los equinodermos como bioindicadores de la salud del océano

El papel de los equinodermos como bioindicadores de la salud del océano

Los equinodermos son un grupo variado y fascinante de animales marinos que se pueden encontrar en distintos hábitats del océano. Desde estrellas de mar y erizos de mar hasta pepinos de mar y lirios de mar, estos seres tienen un papel importante en la salud del ecosistema marino. Además, debido a su gran sensibilidad a ciertos cambios ambientales, los equinodermos se están convirtiendo en bioindicadores valiosos para evaluar la salud del océano.

En este artículo, exploraremos el papel específico de los equinodermos como bioindicadores y cómo se utilizan para monitorear y evaluar la salud del océano.

Introducción a los Equinodermos
Los equinodermos son animales invertebrados que se encuentran exclusivamente en el medio marino. El grupo incluye cinco clases principales: Asteroidea (estrellas de mar), Ophiuroidea (ofiuroides), Echinoidea (erizos de mar y pepinos de mar), Crinoidea (lirios de mar) y Holothuroidea (pepinos de mar). Aunque tienen características distintivas, como la simetría pentarradial y la presencia de un sistema ambulacrario, los equinodermos también pueden ser muy diversos en cuanto a la forma y la función.

Los equinodermos desempeñan una variedad de roles en el ecosistema marino. Pueden actuar como depredadores, comedores de detritos, herbívoros y también como hospedadores nanotellideos. Estos animales a menudo son considerados como ingenieros del ecosistema, ya que pueden modificar su entorno y crear hábitats para otros organismos. Por ejemplo, las estrellas de mar pueden mantener la salud de los arrecifes de coral controlando a los organismos que los degradan, mientras que los erizos de mar pueden ayudar a mantener el equilibrio en las comunidades de macroalgas.

Importancia de los Equinodermos como Bioindicadores
A medida que los océanos experimentan cambios ambientales como el aumento de la temperatura del agua, la acidificación y la contaminación, los equinodermos pueden ser especialmente útiles para evaluar la salud del ecosistema marino. Debido a su posición clave en la cadena alimentaria, los cambios en su abundancia y distribución pueden indicar cambios en la salud de los ecosistemas.

Por ejemplo, los erizos de mar son bioindicadores sensibles a los cambios en el pH del agua. Un estudio realizado en el Pacífico Noroeste encontró que los erizos de mar ubicados en áreas con niveles más bajos de pH tenían una mortalidad significativamente mayor y una disminución en su crecimiento, lo que sugiere que estos animales pueden ser valiosos para monitorear la acidificación del océano.

De manera similar, los pepinos de mar son bioindicadores sensibles a la contaminación química del agua. Estos animales suelen filtrar sedimentos y materiales orgánicos del fondo del mar, lo que significa que están en contacto directo con los contaminantes que se asientan en el fondo del océano. Si los niveles de ciertos contaminantes, como los metales pesados, son particularmente altos, los pepinos de mar pueden sufrir una disminución en su salud.

Los equinodermos también se utilizan para monitorear la salud de los arrecifes de coral. Las estrellas de mar se alimentan de los depredadores que podrían dañar los arrecifes, y su abundancia puede indicar la salud general del ecosistema. Por el contrario, la sobrepesca de los depredadores de las estrellas de mar puede llevar a un aumento en las poblaciones de depredadores y una disminución en la salud del arrecife.

Métodos para Monitorear los Equinodermos
Hay varios métodos para monitorear la salud de los equinodermos en el océano. Uno de los métodos más comunes es el muestreo en transectos, en el que los investigadores establecen una línea en un área de estudio y recolectan datos sobre los equinodermos dentro de la línea. El muestreo en transectos puede ser tan simple como caminar por una zona de playa y recolectar los erizos de mar que se encuentran allí.

Otro método para monitorear los equinodermos es a través de la observación subacuática. Los investigadores pueden llevar a cabo observaciones nocturnas o de día en áreas de estudio, donde se pueden contar los equinodermos y registrar su comportamiento. La observación subacuática también permite la recolección de datos de la biodinámica subacuática y su relación con los ciclos biotécnicos.

Los datos de los equinodermos también se pueden recopilar a través de técnicas no invasivas, como la fotografía y la videografía subacuática. Los investigadores pueden usar estas técnicas para capturar la distribución y la abundancia de diferentes especies de equinodermos sin perturbar directamente el entorno.

Conclusiones
Los equinodermos son animales fascinantes que juegan un papel importante en la salud del ecosistema marino. Su sensibilidad a ciertos cambios ambientales los convierte en valiosos bioindicadores para evaluar la salud del océano. Los erizos de mar y pepinos de mar son particularmente sensibles a la acidificación y la contaminación, respectivamente, mientras que las estrellas de mar son indicadores de la salud de los arrecifes de coral. A través de técnicas de monitoreo, como el muestreo en transectos, la observación subacuática y la fotografía y videografía subacuática, los investigadores pueden obtener datos valiosos sobre la salud de los equinodermos y su papel en el ecosistema.