zoologia.es.

zoologia.es.

La crianza cooperativa en las comunidades de aves

La crianza cooperativa en las comunidades de aves

La crianza cooperativa en las comunidades de aves

Las comunidades de aves son fascinantes por muchas razones, una de las cuales es la crianza cooperativa. En estas comunidades, varias especies de aves colaboran para criar a sus crías juntas. Esto puede implicar que las parejas de aves de diferentes especies se turnen para incubar y alimentar a las crías, o que las parejas de una especie ayuden a las parejas de otra especie durante la crianza. En este artículo, profundizaremos en la crianza cooperativa en las comunidades de aves.

La crianza cooperativa es un fenómeno común en las aves que habitan en los bosques y las llanuras. Muchas especies de aves, especialmente las pequeras, requieren la ayuda de otros miembros de la comunidad para criar y alimentar a sus crías. La crianza cooperativa se ha observado en más de 700 especies de aves y es más común en regiones donde los recursos son limitados, como las regiones áridas y semiáridas.

La crianza cooperativa puede ocurrir en diferentes formas. En algunas especies, una pareja de aves puede mantener a varias crías de su propia especie, mientras que en otras, múltiples parejas de diferentes especies pueden cooperar para criar a sus crías juntas. En algunas comunidades, todas las aves comparten las tareas de incubación y alimentación, mientras que en otras, se encuentra una colaboración más específica.

En algunas comunidades, una hembra de otra especie puede ayudar a incubar los huevos de otra especie. Un ejemplo famoso de esto es el cuco común, que anida en la mayoría de las veces en nidos de otras especies de aves. La hembra del cuco deposita su huevo en el nido de otra especie y espera a que el pájaro anfitrión incubae el huevo. Una vez que el huevo del cuco eclosiona, el polluelo del cuco empuja a las otras crías del nido y exige toda la atención de los padres adoptivos.

En algunos casos, la crianza cooperativa puede ser beneficiosa para todas las partes involucradas. En una especie de paloma llamada tórtola manchada, las hembras depositan un solo huevo en el nido de otra hembra. La hembra anfitriona se encarga de incubar y cuidar el polluelo, mientras que la madre biológica puede centrarse en producir más huevos. Este método de crianza también ayuda a garantizar que los polluelos tengan suficiente comida y atención, y en general aumenta las posibilidades de supervivencia de los jóvenes.

Otro ejemplo de crianza cooperativa se observa en la especie de ave llamada hornero común. Esta especie construye nidos de barro, donde varios pájaros cooperan en su construcción. Los horneros comunes construyen nidos grandes que pueden pesar hasta 200 kilos, y la construcción de estos nidos requiere la cooperación de varias aves. Una vez que se completa el nido, varias parejas de horneros comunes pueden usar el nido para incubar y criar a sus crías juntos.

En conclusión, la crianza cooperativa en las comunidades de aves es un fenómeno fascinante e importante que se da en una amplia variedad de especies. Esta forma de crianza puede ser beneficiosa para todas las partes involucradas y puede mejorar las posibilidades de supervivencia de los jóvenes. Cada vez se descubre más sobre este tipo de crianza y aporta nuevas revelaciones sobre los procesos naturales y la vida animal.