zoologia.es.

zoologia.es.

Los beneficios del coral para la medicina moderna

Los beneficios del coral para la medicina moderna

El poder curativo que tienen los corales para la medicina moderna es un tema que ha capturado el interés de la comunidad científica. Los corales son animales marinos que viven en aguas tropicales y producen una variedad de compuestos químicos que tienen propiedades antibióticas, antitumorales y antiinflamatorias.

La exploración de los beneficios médicos potenciales derivados de los compuestos químicos producidos por los corales ha sido objeto de numerosos estudios. Un compuesto químico particularmente interesante es la espongiaína, que se encuentra en los corales que forman colonias. La espongiaína es una sustancia con propiedades antitumorales y antibacterianas que se ha utilizado para desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer y las infecciones.

En un experimento realizado en 2018 por un equipo de investigadores chinos, se descubrió que la espongiaína extraída del coral de la especie Sarcophyton tortuosum inhibía significativamente el crecimiento celular de las células cancerosas de pulmón y de colon. Además, se observó que dicha sustancia reducía la inflamación en pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino.

Otro compuesto útil presente en algunos corales es el ácido tazaroténico, que se encuentra en la especie Pseudopterogorgia elisabethae. A partir de este ácido se ha desarrollado un medicamento tópico para tratar la psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Las propiedades antiinflamatorias de esta sustancia también han permitido su uso en el tratamiento de la dermatitis atópica y del acné.

El coral también puede ayudar a desarrollar nuevos antibióticos. Un estudio publicado en la revista científica Nature en 2019 indica que un compuesto químico aislado de la colonia de coral Heliopora coerulea mostró una fuerte actividad antibiótica contra bacterias multirresistentes, incluyendo la Escherichia coli y Staphylococcus aureus. Los investigadores sugieren que este compuesto podría ser una alternativa útil para el tratamiento de infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos comunes.

Además, los corales pueden ayudar en el desarrollo de nuevos analgésicos. Un estudio realizado por un equipo de investigadores italianos en 2019 encontró que la sustancia octocoralina, presente en la especie de coral octocoral Alcyonium coralloides, tenía propiedades analgésicas. La octocoralina actúa como un agonista selectivo del receptor metabotrópico GABA-B, lo que sugiere que puede ser efectiva en el tratamiento del dolor crónico.

Los corales también son prometedores para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. Un estudio publicado en la revista científica Neuropharmacology en 2018 encontró que la sustancia meroquinona C, extraída de la especie de coral Pachyclavularia violacea, tenía propiedades neuroprotectoras significativas en modelos animales de enfermedad de Parkinson. Los investigadores sugieren que la meroquinona C puede ser una alternativa viable para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

En conclusión, el papel del coral en el desarrollo de nuevos medicamentos es muy prometedor. Los compuestos químicos producidos por los corales tienen una amplia variedad de propiedades medicinales, lo que hace que estos animales marinos sean fuentes valiosas de nuevos fármacos. A medida que se investiga más acerca de los compuestos químicos producidos por los corales, es probable que se descubran más beneficios médicos en el futuro. Por lo tanto, los corales son animales marinos que merecen nuestra atención y protección.